Grupo Estudiantil Universitario que surge a partir de las necesidades que existen en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) de proyectar el liderazgo estudiantil en función del desempeño en las aulas, de la calidad moral y de los principios y valores uasdiano y de velar por el mejoramiento y más adecuado funcionamiento de las normas y principios de los estudiantes...

11/01/2012

…no te muevas, esto es un asalto!!!

Sentir el frío hierro de un arma de fuego sobre tu cuello o espalda, no se asemeja a ningún sentimiento que hayas tenido en la vida. Pensar que todo lo que has vivido puede estar sujeto a la decisión que pueda tomar un individuo que, en muchos casos puede estar bajo la influencia del alcohol o algún tipo de droga, es una experiencia que miles de dominicanxs han vivido y viven a diario.

Caminar por las calles de nuestras ciudades es una aventura sin igual, los elevados índices de asaltos demuestran la poca capacidad que han tenido las autoridades correspondientes para afrontar este mal que nos agobia, y que día tras día es responsable de muchas muertes.

Perder el dinerito que puedas tener en la cartera, tu laptop, celular, reloj, etc., no se compara a las penurias que debe pasar el ciudadano para obtener los documentos ultrajados, ahí se nota la ineficiencia de nuestras instituciones, la falta de actualidad en cuanto a la tecnología, la miseria en cada “buscón” fuera de las oficinas que pretende hacer su “nochebuena” ofreciéndote obtener tus documentos de forma rápida, demostrando con esto la complicidad e ineficiencia de las oficinas públicas, la falta de preparación de muchos empleados y la vida fácil que centenares de “padres de familias” (buscones) quieren vivir sin dedicarse a obtener un trabajo digno.

Lo señalado anteriormente, es el mejor de los casos, ya que la mayoría de asaltos terminan en hechos lamentables, por lo que es necesario que la ciudadanía aprenda a actuar en el momento de ocurrirle este suceso, es el colmo, pero es la realidad, es mejor aprender a sobrevivir a un asalto, que pretender que las autoridades hagan mejor su trabajo de prevención.

¿Cómo se explica que haya tanta delincuencia en nuestro país? La respuesta puede que parezca fácil, pero no lo es, y es que hay que partir de las entrañas mismas del pueblo, allí en sus barrios vemos el porqué estos acontecimientos ocurren.

En la actualidad, la mayoría de lxs jóvenes  están tomando como modelos a seguir, personalidades que no representan mucho en cuanto a valor, principio y moral.

Es notoria la gran influencia que ha conquistado en nuestra juventud la música urbana, aquella que no tiene mejores letras que recomendar el ultrajo de la mujer o el medio fácil de obtener el dinero. Con esto no queremos decir que no apoyamos la diversidad en el género musical o las nuevas formas de expresión, lo que criticamos es los malos ejemplos que dan muchos de sus exponentes en sus letras y comportamientos.

Factores tan variados como diversos son los responsables de muchos hechos delictivos, acompañados y responsables en cierta medida de otros más, como la falta de orientación de muchos padres como forma de no asumir sus responsabilidades en la familia, la poca calidad en la educación pública, el poco incentivo al estudio, el desempleo, elevado costo de la vida, los embarazos en las adolescentes, dando este último como resultado, que un niñx tenga otro niñx, es decir que un individuo que no ha aprendido las cuestiones básicas y elementales de la vida, deba también ser el responsable de una inocente vida.

Todo esto nos lleva a preguntar: ¿qué está pasando en nuestra sociedad? Cómo podemos evitar que estas cosas sigan sucediendo? ¿Qué estoy haciendo yo como ciudadano para evitar que las estadísticas sigan aumentado? ¿Asumo mi rol eficientemente como padre, como joven, como empleado, como compañero, como amigo?

Debemos hacer todo lo posible por evitar que muchas vidas se sigan perdiendo, que muchos jóvenes sigan cayendo en las garras de la delincuencia como víctimas o victimarios, es necesario rediseñar las políticas que van orientadas a la prevención de estos males, reevaluar las causas que están provocando que el dominicanx se sienta inseguro hasta en su propia casa.

Y no es que haya más patrullaje, es que se eduquen a los policías, que se le asignen sueldos dignos (muchos actos delictivos han sido encabezados por policías o miembros de las fuerzas armadas); que se mejore la educación pública, permitiendo con esto que muchos de esos jóvenes victimarios puedan ser de utilidad para la sociedad, pudiendo ser buenos técnicos, brillantes profesionales; pero para esto es necesario también contar con trabajos dignos, con mejores incentivos a las industrias como forma de estimular el empleo, con mejores políticas públicas.

Es pertinente que los padres asuman mejor su responsabilidad como jefes de familias, que monitoreen mejor lo que sus hijxs puedan estar haciendo y con quienes lo hacen.

Urge que los Gobiernos, tanto el central como los municipales, diseñen programas que permitan a los padres adolescentes asumir mejor su rol en la familia, y que a la vez las instituciones responsables diseñen otros como forma de evitar el aumento de los embarazos en las adolescentes.

Es que sentir el frío hierro de un arma de fuego en tu cuello o espalda y escuchar la temblorosa voz de un joven bajo los efectos del alcohol o las drogas decirte: “no te muevas, esto es un asalto” y quedar vivo para contarlo, da mucho qué pensar. ¿Qué nos puede decir querido lector al respecto?

“Cuando las miserias morales asolan a un país, culpa es de todos los que por falta de cultura y de ideal no han sabido amarlo como patria: de todos los que vivieron de ella sin trabajar para ella”. #JoséIngenieros

No hay comentarios.:

Artículos Publicados